LAS COSAS QUE NOS INSPIRAN: Las metas

0

Por Mariana García Luna

Las metas 

Si hay algo que sabe a gloria es lograr una meta. En ese instante el tiempo que nos tomó alcanzarla parece desvanecerse, porque lo único que importa es justo ese momento en que la vida nos recompensa por nuestros esfuerzos. Sin duda, saborear el triunfo o hablarle de tú a tú al éxito puede ser una experiencia muy inspiradora.

Un día, quizás de niños, tal vez de adolescentes, quizás muy cerca de la treintena, nos pusimos una meta: tener la colección de canicas más grande de la colonia; conquistar a la chica más bonita de la prepa; terminar una carrera, empezar otra; ganar un sueldazo; tener cuatro hijitos, un perro, un gato y un hámster… o quizás, siendo más ambiciosos, encontrar la cura para alguna de esas enfermedades que parecen incurables.

Sin importar el tamaño de la meta, lo cierto es que verla cumplida puede llenar de inspiración nuestra vida. El hecho de saber que somos capaces de materializar nuestras ideas nos hace confiar en nosotros mismos, creer que si queremos, podemos, aunque lo que tanto hemos deseado se tarde mucho en llegar.

Después de haber concentrado nuestras energías en ir de tienda en tienda buscando las mejores canicas; después de haber escrito los versos más lindos para conquistar el amor de aquella lindura; después de que se nos cayeron las pestañas de tanto estudiar para graduarnos con honores (o sin ellos), pero graduarnos; después de haber amado a los hijos desde antes de haberlos concebido; después de habernos convertido en compinches de las ratitas del laboratorio por pasar tanto tiempo con ellas; hemos comprendido que, siempre, de una u otra manera, las cosas que nos propondremos se darán porque todo lo que hicimos valió la pena. Y no resultarán por arte de magia, sino por el arte que cada uno lleva dentro, por esa magia que radica en la creación de las ideas, en el nacimiento de los sueños. Pero sobre todo, por la voluntad de llevarlos a cabo.

Las metas se hicieron para alcanzarlas. No debe atemorizarte el tamaño de tu meta, sea grande o pequeña, es tuya. Sólo tú sabes por qué quieres alcanzarla, y cuando por fin llegues hasta ella, disfrútala, gózala, ¡brinca de la emoción!, pero no te quedes ahí, porque de nada sirve un logro estancado. Inspírate de ella, aspira fuerte el aroma del triunfo, llénate de la energía que necesitas para ir por la siguiente.

No hay logro pequeño, todos tienen el potencial de brindarte la confianza suficiente para lanzarte a soñar más alto. Si te aficionas a coleccionar logros pequeños, puede que un día consigas obtener el logro más grande de tu vida. En una de ésas te das cuenta de que todos esos pequeños logros te brindaron lo mismo: felicidad. Y la felicidad es la mejor recompensa a nuestros esfuerzos.

Y a ti, ¿te inspiran las metas?…

Share.

About Author

Escritora. Profesional de la redacción y corrección de estilo. Egresó del Aula de Escritores de Barcelona en el 2008. Realizó estudios de Creación Literaria en la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM) en Querétaro en 2006. Fue instructora del curso de Estilo literario en el Aula Virtual de Escritores de Barcelona. Autora de Frutario. Cuentos de frutas, amor y desamor. Semanalmente publica la columna Las cosas que nos inspiran en diferentes medios. Actualmente imparte clases de escritura creativa en el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey (MARCO).

  • Diario Cultura.mx

    Diario Cultura.mx es una revista que aborda temas relacionados al arte, la historia y la cultura, desde una perspectiva profesional y multimedia.

  • Financiarte

    Diario Cultura.mx se creó con el apoyo de Financiarte, es sus ediciones 2011 y 2013.

  • Diario Cultura

Diario Cultura.mx. Derechos Reservados. 2015. Todos los artículos son responsabilidad de sus autores. Aunque Diario Cultura.mx promueve la cultura y las artes, esto no significa que esté totalmente de acuerdo con las opiniones y comentarios que sus autores realizan.
Más en Columna: Mariana García Luna
LAS COSAS QUE NOS INSPIRAN Las señales

Por Mariana García Luna ¿Será por aquí?, ¿será por allá?... ¿Tal vez por acullá?... No siempre estamos seguros de por...

Cerrar