LAS COSAS QUE NOS INSPIRAN Las señales

0

Por Mariana García Luna

¿Será por aquí?, ¿será por allá?… ¿Tal vez por acullá?…

No siempre estamos seguros de por dónde tenemos que ir o cuáles son los caminos que debemos escoger. Lo cierto es que todos los días la vida nos presenta señales para indicarnos el camino correcto. Lo malo es que nos encontramos “ocupados” muy a menudo, por no decir ciegos, para verlas.

A veces las señales pueden ser tan sutiles como una mosca que entra zumbando quién sabe cómo en tu habitación (porque tanto la puerta como las ventanas están cerradas), para despertarte de la siesta justo a tiempo para regresar al trabajo.

No están para saberlo ni yo para contarlo, pero de todas maneras se los diré: esto me pasó momentos antes de escribir esta columna. Cuando me levanté, la mosca había desaparecido.

En otras ocasiones las señales son innegablemente claras: las cosas se empiezan a descomponer, las situaciones se complican una tras otra; todo, hasta lo más sencillo como imprimir una hoja, se convierte en una actividad titánica. Pero somos necios, y seguimos dale que dale. ¿No valdría la pena detenerse unos momentos y pensar por qué están pasando todas esas cosas?… Algunos dirán que son sólo coincidencias, que así es la vida, que hay rachas buenas y malas. Sí, tal vez, pero ¿y qué pasaría si observáramos con atención a nuestro alrededor?

No están ustedes para saberlo ni yo para contarlo… pero igualito se los voy a decir: hace unos años eso me pasó. Estaba en el lugar incorrecto, con las personas equivocadas, dedicada a asuntos que no tenían que ver con quien verdaderamente era yo. Resultado: todo, por más sencillo que fuera, se entorpecía; todo parecía salir mal, tenía que hacer grandes esfuerzos para que las cosas salieran. La vida empezó a fluir de nuevo hasta que me fui de ahí.

Cuando le conté esto a una querida amiga, atinó a decir con gran sabiduría: “¡Ay, qué bárbara! Pero si estaba clarísimo. Nada más faltaba que Dios te hablara por teléfono para decirte: ‘¡vete de ahí!’”.

Desde entonces hago caso de las señales, porque todo lo externo es señal de lo que pasa en nuestro interior.

Es cierto que no siempre es fácil ver las dichosas señales, por eso es importante tomarnos momentos para reflexionar, para respirar y observar nuestros sentimientos. Ésos no mienten. Quizás podamos tener una gran sonrisa en el rostro, pero si hay un nudo en la garganta, esa sonrisa es pura imagen.

A mí las señales me emocionan, me inspiran, aunque a veces me cueste identificarlas. Son símbolos poderosos que me hacen saber que no estoy sola, y que si pongo mucha atención, si me quedo calladita, podré escuchar esa voz del Universo que me dirá por dónde ir. Si abro grandes los ojos, veré flechas indicándome el camino. Y seguro ése será el mejor.

Y a ti, ¿te inspiran las señales?…

 

Share.

About Author

Escritora. Profesional de la redacción y corrección de estilo. Egresó del Aula de Escritores de Barcelona en el 2008. Realizó estudios de Creación Literaria en la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM) en Querétaro en 2006. Fue instructora del curso de Estilo literario en el Aula Virtual de Escritores de Barcelona. Autora de Frutario. Cuentos de frutas, amor y desamor. Semanalmente publica la columna Las cosas que nos inspiran en diferentes medios. Actualmente imparte clases de escritura creativa en el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey (MARCO).

  • Diario Cultura.mx

    Diario Cultura.mx es una revista que aborda temas relacionados al arte, la historia y la cultura, desde una perspectiva profesional y multimedia.

  • Financiarte

    Diario Cultura.mx se creó con el apoyo de Financiarte, es sus ediciones 2011 y 2013.

  • Diario Cultura

Diario Cultura.mx. Derechos Reservados. 2015. Todos los artículos son responsabilidad de sus autores. Aunque Diario Cultura.mx promueve la cultura y las artes, esto no significa que esté totalmente de acuerdo con las opiniones y comentarios que sus autores realizan.
Más en Columna: Mariana García Luna
LAS COSAS QUE NOS INSPIRAN: El amor incondicional

Por Mariana García Luna Hace poco alguien me preguntó que cómo era el amor incondicional, después de haber expuesto de...

Cerrar