Navegando en el Mar Rojo de Alfonso André

0

“Es un disco que tiende a la introspección y la obscuridad, pero sin dejar a un lado un rayo de esperanza”. Alfonso André.

Con una carrera consolidada como baterista formando parte de la emblemática banda de rock Caifanes, así como de Jaguares y de La Barranca, agrupaciones que se han convertido en un importante referente musical en México y que han gozado de reconocimiento en el extranjero, Alfonso André explora su faceta como cantante dándose a conocer en el 2011 con Cerro del Aire, su primer álbum como solista, y tras el éxito obtenido, hoy nos presenta su segundo material titulado Mar Rojo.

—¿Por qué Mar Rojo? ¿Qué representa el título?
—Curiosamente, una de las primeras visiones que tuvimos mientras trabajábamos en la primera canción de este nuevo disco, fue el personaje de Ícaro, su trágica historia se convirtió poco a poco en una especie de hilo conductor del proyecto y reaparece en varias rolas más. Una de estas reapariciones ocurre justamente en la canción de “Mar Rojo”, la cual hace referencia al mar teñido por la sangre de Ícaro quien muere al desplomarse al mar por querer volar demasiado alto. Y bueno, pues nos gustaron las imágenes que invocan estas dos palabras juntas, al igual que sucedió con Cerro del Aire. Sentíamos también que reflejaba eficazmente la personalidad del disco. Otra razón, tristemente, fue que a nuestra tierra le queda este título como anillo al dedo: Vivimos en un país regado de sangre…

—Cuentas ya con un público que sigue tu carrera como músico y cantante, pero ¿qué va a encontrar en este material la gente que te escucha por primera vez?
—Es un disco tocado por muy buenos músicos, hecho con mucho amor, cuidado, dedicación y tiempo. Tiende a la introspección y la obscuridad, pero sin dejar a un lado un rayo de esperanza.

—¿Qué dice de ti este álbum? ¿Cómo te sientes en relación a esta producción?
—Lo siento más cercano a mí que el primero. Tiene una personalidad más parecida a la mía. Y hay temas como “Suelta”, por ejemplo, que tienen mucho que ver con mis experiencias recientes. Fue un año de muchas pérdidas y de aprender a soltar. Aunque más que mío lo siento nuestro, porque este es un trabajo de equipo y todos los involucrados pusieron su talento, experiencias y sensibilidad para hacer este disco lo que es. Es sin duda un disco más de grupo que el primero.

—Tomando como referencia tu trabajo con diferentes bandas y tu primer disco solista, se percibe que Mar Rojo va hilando temas con un sonido más definido, más afianzado, tanto en la música como en la voz, con el que ya te podemos identificar individualmente ¿Cómo llegaste a él?
—Creo que tiene mucho que ver lo que decía antes, es un trabajo más de equipo, de banda. Y como tal, tiene esa personalidad más definida.  Aparte, me siento más seguro cantando, me atrevo a probar más cosas y a definir más un estilo. Sé que aún me falta mucho camino por andar, ¡pero eso es lo que más me gusta!

En cuanto a las letras, se aprecia un contenido profundo. Con tus canciones, además de compartir ideas o gustos ¿piensas en el mensaje que aportas?
—Las letras, aunque son escritas conmigo en mente, no son mías. Componemos también en equipo y tenemos en nuestras filas a un muy buen alquimista de la palabra: El buen Chema Arreola. Federico Fong y yo nos encargamos por lo general de la parte musical y Chema de las palabras.
Creo que en ningún momento nos ponemos a pensar en el mensaje… Para mí, en proceso creativo es profundamente egoísta. Si te pones a alucinar lo que los demás van a pensar de lo que estás haciendo, yo creo que no harías nada…

—¿Qué es lo que te gustaría que el público tomara de este material?
—Más que tomar, quisiera que sintieran algo. Moverlos de alguna forma. Conmoverlos, mejor dicho. Despertar algo dormido, tocar algún lugar secreto, acariciar el alma…

—Siendo la leyenda de Ícaro una parte inspiradora de esta producción; en una analogía, podríamos ver aspectos de tu carrera como músico como un Dédalo, que tiene experiencia, conoce el camino, los riesgos y la manera de sobrepasar dificultades para llegar con bien al punto fijado, mientras que quizá tu carrera como cantante despegó en un primer disco como un Ícaro, con la curiosidad innata, con un nuevo aprendizaje, con las ganas de volar alto; en éste segundo disco, ¿con quién podrías identificarte más?, ¿con Dédalo o con Ícaro?
—¡Qué buena analogía!  Creo que siento un poco de los dos en mí… Tengo todos estos años y experiencias encima, por un lado, y por el otro, como bien dices, estoy empezando a remontar un nuevo vuelo. Es, creo, el equilibrio perfecto: La temeridad y el brío del joven Ícaro y la cautela, sabiduría y experiencia del viejo Dédalo. A lo mejor y no acabo estrellándome contra el mar… 🙂

—Se ha mencionado también que éste es un disco de contrastes, con momentos obscuros y luminosos, ¿dónde consideras que éstos se acentúan?
—El momento más luminoso creo yo, es justo en una canción que no escribimos nosotros. Javier Medina, joven y talentoso escritor y cantautor Panameño nos obsequió una bella canción de esperanza y luz, escrita justo para nuestro dolido México: “El Sol Saldrá”.  Y el momento más obscuro del disco creo que se lo lleva la última canción: “Ese Lugar”.

—La música va en muchas ocasiones de la mano de la imagen ¿cuáles son las ideas que se manejan para la parte visual, hablando del arte del CD y de lo que te gustaría mostrar en los videos?
—A diferencia de Cerro del Aire, en el que el diseño es una maravillosa fiesta de formas y colores, en este Mar Rojo nos fuimos al otro extremo. Fotos en blanco y negro. Las primeras, de Alejandro Cabrera, que también se encarga del diseño del álbum, fueron realizadas con una antigua técnica llamada colodión húmedo y que dan un contraste y una intensidad muy particular a las imágenes. Las segundas, que usamos para la portada y contra, fueron tomadas por Napoleón Habeica en Chachalacas, Veracruz. Estábamos buscando un lugar con dunas que metafóricamente representara el Mar Rojo y nos topamos en Google con este bello lugar que no solo tenía dunas si no también una hermosa playa.

—¿Deseas agregar algo más?
—Pues ¡invitarlos a la presentación! Coincide con mi cumpleaños, así que matamos dos pájaros de un tiro. Será el 21, 22 y 23 de agosto en el Teatro Milán de la Ciudad de México. ¡Ahí los espero!

Así, Alfonso André nos ofrece una producción que transporta a un mar de emociones, en el que se navega entre luces y sombras, con canciones que se disfrutan, que profundizan, que se sienten.

El material saldrá a la venta el 14 de Agosto y ya están disponibles las  primeras pistas en itunes, así como en la página oficial www.alfonsoandre.com.mx, donde además se estará informando sobre las presentaciones en diferentes ciudades, al igual que en sus cuentas de Facebook y Twitter.

 

 

Share.

About Author

Wendy Vidales

Licenciada en Relaciones Internacionales. Narradora e investigadora. Diplomada en Artes Plásticas, Historia del Arte y Literatura.

Comments are closed.

  • Diario Cultura.mx

    Diario Cultura.mx es una revista que aborda temas relacionados al arte, la historia y la cultura, desde una perspectiva profesional y multimedia.

  • Financiarte

    Diario Cultura.mx se creó con el apoyo de Financiarte, es sus ediciones 2011 y 2013.

  • Diario Cultura

Diario Cultura.mx. Derechos Reservados. 2015. Todos los artículos son responsabilidad de sus autores. Aunque Diario Cultura.mx promueve la cultura y las artes, esto no significa que esté totalmente de acuerdo con las opiniones y comentarios que sus autores realizan.
Más en Artes, Música, Portada
Recuento de daños QMTY 2015

La inauguración se llevó a cabo en el Centro de las Artes el pasado 3 de julio, con la presencia...

Cerrar